1 de mayo: Día del Trabajador, una perspectiva diferente

En el Día del Trabajo, el Colegio Alcázar de Las Condes saluda a todos y a cada uno de sus colaboradores, que hacen posible a través de su esfuerzo un país cada vez más inclusivo y participativo.
 
En esta oportunidad, también saludamos a nuestros apoderados que son parte vital del mundo del trabajo, es por ello que quisimos dar una perspectiva diferente y le solicitamos a una de nuestras apoderadas que nos compartiera su experiencia y vivencia como parte de la primera línea de doctor@s y enfermer@s que luchan día a día contra el COVID 19.
 
El testimonio corresponde a Iva Betti Bravo, madre de nuestras alumnas Iva Vera Betti, de II° medio A y Antonia Vera Betti, de 7mo básico B.

«Como matrona clínica del Hospital de la Fuerza Aérea de Chile (desde hace 17 años), los desafíos de mi labor profesional han sido múltiples, debiendo desde marzo del año pasado, asumir este nuevo y desconocido reto, el atender a pacientes con riesgo de presentar COVID y a pacientes contagiados con COVID.

Inicialmente, el temor ante esta enfermedad desconocida para todos, logró exigir nuevas competencias a los grupos de trabajo, tanto en lo laboral (aplicando nuevos protocolos), como en lo personal, asumiendo la posibilidad de ser portadora del virus, y con el consiguiente riesgo de transmisión  hacia los integrantes de mi familia. 

Posteriormente, y a pesar del estrés que todo esto provoca, el apoyo de la familia y la cohesión de los equipos de trabajo lograron mantener el espíritu en alto y nos instaron a seguir adelante con entusiasmo en esta gran campaña.

El rol, que como profesional siempre hemos mantenido, ha sido el acompañar a la mujer en todas las etapas de su vida; pero en esta pandemia, en que el aislamiento y la soledad han sido la rutina en nuestros pacientes, siento que este rol ha sido aún más  fundamental, el acompañar tanto a mujeres con patologías ginecológicas como a mujeres en período de embarazo, parto y puerperio, con la misma calidez de antes, y sobretodo, a pesar del uso de mascarillas, guantes, pecheras, antiparras  y distanciamiento social. 

Esto ha permitido que la paciente y su pareja vivan sin miedo este evento tan trascendente en sus vidas, como lo es la llegada de un hijo. Es nuestra labor contenerlas y estar con ellas…. Es por eso que uno sigue con entusiasmo trabajando por ellas y sus familias. Tengo un compromiso con mis pacientes que debo cumplir….”

Artículos relacinados